martes, 14 de abril de 2015

Receta para hacer Bizcocho de vainilla, café y yogur.

Hoy os traigo una receta para preparar bizcocho o pastel de yogur marmoleado de vainilla y café. Una receta fácil y rápida para preparar un postre de 10.

Los bizcochos de yogur son muy sencillos de preparar y casi nunca salen mal. Por eso si no tienes costumbre de preparar postres te recomiendo que pruebes esta receta. 


Bizcocho de vainilla yogurt y limon

Bizcocho casero


INGREDIENTES

* ES IMPORTANTE TENER EN CUENTA QUE LA MEDIDA VASITO SE REFIERE AL VASITO QUE CONTIENE EL YOGUR (yogur de 125g)
  • 1 YOGURT NATURAL SIN AZÚCAR
  • MANTEQUILLA A TEMPERATURA AMBIENTE 10 gramos
  • 3 HUEVOS M
  • 2 VASITOS DE AZÚCAR POLVO/GLAS
  • 2 VASITOS DE HARINA DE TRIGO (REPOSTERÍA MEJOR)
  • 1/2 SOBRE DE LEVADURA QUÍMICA TIPO ROYAL
  • 2/3 DE VASITO DE ACEITE DE GIRASOL
  • 1/2 VAINA DE VAINILLA (PUEDES SUSTITUIRLA POR AZÚCAR AVANILLADO O POR ESENCIA DE VAINILLA)
  • 2 CUCHARADAS DE CAFÉ LÍQUIDO (YA PREPARADO)

A COCINAR!!!

PREPARACIÓN

1. Lo primero que vamos ha hacer es untar nuestro molde con la mantequilla para que no se nos pegue el bizcocho y además salga más dorado por los bordes. También puedes espolvorear un poco de harina para asegurarte de que no se va a pegar. 
Ya podemos poner a precalentar el horno a 180ºC función arriba y abajo. 

2. En un bol ponemos los huevos y los batimos junto con el azúcar. Recuerda que cuando trabajamos con huevos es mejor abrirlos uno a uno en otro pequeño recipiente para evitarnos que uno salga malo y tengamos que desecharlos todos. 
Batimos hasta que el azúcar quede totalmente integrado con los huevos. Después añadimos poco a poco la harina, el yogur, la levadura química y el aceite. Mezclamos todos los ingredientes muy bien hasta tener una masa/crema homogénea. 

3. Separamos la masa resultante en dos partes iguales. A una de ellas le integraremos la vainilla y a la otra el café. En este punto puedes imaginar que puedes usar otros sabores para tu bizcocho, como chocolate, naranja, limón, ron, canela... Este sería el momento de poner incluso algún colorante alimenticio de repostería para darle color, pero es opcional.

4. Ahora tenemos que poner las dos masas en el molde sin que se mezclen demasiado. Existen distintas técnicas. Si tienes ayudante en ese momento podéis verter al mismo tiempo y por un lado cada uno la mezcla. Otra opción sería inclinar el molde de modo que la masa quede en un lado y luego echar la otra rellenando, y la forma más básicas sería poner una de base y la otra por encima. Si lo haces así se delicado a la hora de poner la capa superior. Usa unas varillas o un cucharón para evitar que se mezclen demasiado.

5. Con el horno ya precalentado a 180ºC ponemos nuestro molde en una bandeja en la parte central durante un tiempo de 30 minutos aproximadamente. A partir de los 20 minutos puedes ir picando con un palillo para comprobar si sale seco y limpio. Cuando esto suceda ya estará listo. 
Fíate más de tu instinto y del palillo que del tiempo, porque muchas veces los termostatos de los hornos mienten. 

6. Una vez esté en su punto lo sacamos del horno y lo dejamos sobre la bandeja durante unos 10 minutos. Lo desmoldamos y lo ponemos sobre una bandeja de rejilla durante una media hora hasta que se enfríe del todo. 
Parece una tontería pero si no lo haces así del mismo calor de la condensación se puede humedecer y no quedar igual. 
Y ya hemos terminado el bizcocho, tarta, pastel amarmolado de yogur, vainilla y café. Ideal para la hora del café. 



4.70/5 – 1379

jueves, 5 de marzo de 2015

Buñuelos de New Orleans (Nueva Orleans) Beignets ¿Cómo se hacen?

Los beignets o buñuelos de Nueva Orleans son un dulce típico de Luisiana de Estados Unidos. Igual que nuestra receta de buñuelos de calabaza lo es en España. Me llamaron la atención viendo la película "Tiana y el Sapo" y aquí tenéis la receta.

Estos buñuelos de New Orleans o beignets son una verdadera delicia. Te recomiendo que los prepares algún día para probarlos y quizás los comas mientras ves la película ¿Quién sabe?





INGREDIENTES - BEIGNETS - BUÑUELOS DE NUEVA ORLEANS
  • 500 gramos de harina tamizada
  • 200 ml de leche caliente
  • 2 huevos
  • 25 gramos de levadura fresca 
  • 100 ml de agua caliente
  • 1/2 cuharadita de sal
  • 70 gramos de azúcar
  • Esencia de vainilla
  • 60 gramos de mantequilla a temperatura ambiente
CONSEJOS
  • Tamiza la harina siempre
  • Saca la mantequilla del refrigerador con mucha antelación
  • También puedes usar semillas de cardamomo para darle un toque de sabor especial. Si las vas a usar mientras calientas la leche infusiónala con las semillas de cardamomo. 

A COCINAR!!!

PREPARACIÓN

1. En un bol grande ponemos el agua templada y disolvemos la levadura fresca y el azúcar removiendo bien. Dejamos reposando unos 15 -20 minutos.

2. En otro recipiente mezclamos la leche templada, la sal y los huevos. Batimos suavemente hasta que queden uniformes y añadimos un par de cucharaditas de esencia de vainilla. Depende de la intensidad que quieras y de lo que te guste ese sabor en particular claro.

3. Añadimos la mezcla de huevo y leche al bol de agua y levadura, removemos bien hasta que todo quede integrado. Después cucharada a cucharada vamos añadiendo la harina. Tenemos que asegurarnos que no queden grumos, así que mejor tamizarla antes. Al mismo tiempo vamos incorporando la mantequilla poco a poco. Al final tenemos que tener una masa uniforme y sin grumos parecida a la del pan. La dejamos reposar durante unos 15 minutos.

4. Sobre una superficie plana y limpia apta para amasar espolvorea harina. Amasa durante unos minutos hasta que no se pegue a los dedos ni a la mesa. Entonces la hacemos una bola, la ponemos en un bol grande y lo tapamos con papel transparente. Hay que dejarla reposar durante dos horas para que la masa suba. Ten en cuenta que va a crecer más de el triple así que usa un recipiente grande.

5. Ahora volvemos a espolvorear harina sobre la mesa sacamos la masa del bol y la amasamos ligeramente para después aplánala con un rodillo suavemente sobre la mesa. Recuerda enharinar el rodillo también. Deja un grosor de un dedo o poco más. Contra más grosor dejes más altos serán los buñuelos. Ahora solo queda cortarlos en porciones iguales, puedes usar un molde o un cuchillo. La forma tradicional es rectangular. 

6. Ahora solo nos falta freírlos en abundante aceite de girasol. Yo te recomiendo hacerlo máximo de dos en dos. Tienen que quedar dorados pero dejando una línea central más blanquita. Hay que estar muy atentos al aceite. Unos segundos de descuido puede significar buñuelos quemados y aceite estropeado. 

7. Según salen del fuego los ponemos sobre papel de secar para que expulsen el exceso de aceite. Una vez fríos tienes la posibilidad de ponerles un poco de miel por encima y espolvorear azúcar glas y si no te gustan con miel poner solo el azúcar en polvo. Y ya tienes tus buñuelos al estilo de New Orleans o Beignets. Los mismos que preparaba Tiana pero seguro que más ricos. 

PRESENTACIÓN

Como ya os he comentado una vez terminados puedes usar miel, siropes, azúcar glaseada, mezclar agua con azúcar y untarlos con una brocha... Lo que tu quieras. 

ORIGEN E HISTORIA

Los buñuelos son conocidos en el mundo entero. Desde Valencia hasta Nueva Orleans, pasando por China y muchos países del norte de África. Es por lo tanto complicado especificar su principal raíz, aunque todo hace pensar que sea uno de los muchísimos dulces que los árabes trajeron a España durante su estancia en la península. 

En la película de Disney "Tiana y el principe Sapo" La protagonista es toda una especialista en este postre tan popularizado en la ciudad sureña de New Orleans. Allí los toman tanto como desayuno, almuerzo, merienda, o cena. Seguro que muchos y muchas de los que habéis visto la película os habréis encaprichado con uno de estos riquísimos buñuelos o Beignets.



 OTRAS RECETAS DE MI BLOG QUE PUEDEN INTERESARTE

4.70/5 – 1379

lunes, 12 de enero de 2015

Como hacer torrijas caseras de Semana Santa

La receta para preparar torrijas es una de las más comunes en todos los hogares de España. Son uno de los Dulces típicos de Semana Santa, cosa que me parece muy mal, porque están tan ricas y son tan fáciles de hacer que deberían comerse todo el año. Además es una muy buena  forma de reciclar pan duro. Para mi esta es la mejor receta de torrijas. Porque es la que hace mi madre y la hacía mi abuela. 





INGREDIENTES PARA PREPARAR TORRIJAS
  • PAN
  • LECHE
  • AZÚCAR
  • CANELA EN RAMA
  • CANELA EN POLVO
  • LIMÓN
  • HUEVO
  • ACEITE PARA FREÍR NUEVO

El pan para hacer torrijas cuanto más denso sea mejor. Es decir que tenga mucha miga y sea compacta. Esto lo podemos encontrar en el típico pan de pueblo. En cualquier caso puedes hacerlas con cualquier barra de pan que tenga un día, dos o tres de vida.
El aceite puede ser de girasol o de oliva. Sea cual sea que sea nuevo para que las torrijas no cojan otros sabores y alguien diga "esta torrija sabe a chipirones".



A COCINAR!!!

1. Cortar el pan en rodajas de entre dos y tres centímetros de grosor. En un cazó poner leche una ramita de canela, piel de limón y dos o tres cucharadas azúcar blanca normal. No pongo cantidades porque va en función de la cantidad de pan que tengas. Solo piensa que tienes que mojar todo el pan en esa leche y haces tus cálculos. La dejamos a fuego medio sin que llegue a hervir y retiramos del fuego.

2. Preparamos un plato hondo con azúcar blanca y una cucharadita de canela en polvo. Lo vamos para una vez fritas las torrijas rebozarlas en azúcar y canela. Un consejo pon primero papel absorbente en el plato y sobre el el azúcar y la canela, para evitar el exceso de aceite. También prepara otro plato más con papel absorbente. Será donde pondremos las torrijas nada más sacarlas de la freidora.

3. En un tazón o plato hondo batimos un huevo. En otro recipiente hondo ponemos nuestra leche. Metemos las rebanadas de pan en la leche y las dejamos empaparse bien durante 5 a 10 minutos. Mientras en una sartén que sea honda o una freidora pones el aceite a calentar a fuego alto. Mucho cuidado con el aceite, siempre vigilándolo. 

4. Una vez caliente el aceite lo bajamos a fuego medio alto. Sacamos las rebanadas de pan y las vamos pasando por huevo. Dependiendo del tamaño de tu sartén reboza en huevo solo las que puedas freír de una vez. No pongas muchas de golpe porque bajará la temperatura del aceite. Cada tanda de torrijas tienen que estar un minuto por cada lado vigilando que no se quemen, no queremos pan frito ¿Verdad?

5. Cuando sacamos las torrijas del aceite el primer sitio donde las dejamos es en el plato con papel de cocina, les damos la vuelta para que no queden muy aceitosas. Luego las pasamos por el rebozado de azúcar y canela. Por último las dejamos en la bandeja o plato que tengas para guardarlas. 

Lo ideal es comer las torrijas el mismo día que se hacen en cuanto están frías ya puedes probarlas. 

Es muy importante organizarse y tener todo bien preparado. Ahorraras tiempo y lo verás todo más fácil. Con esto me refiero a que mientras se fríen unas, pones la siguiente ronda en el huevo. Cuando pasas al papel de cocina unas, pones las otras al aceite... Organización. 


VARIANTES

Como ya os he dicho para mi esta es la receta original para preparar torrijas, "mi receta original para preparar torrijas", pero no es la única, ni la verdadera receta, ni la definitiva. Existen muchas formas de hacer torrijas en casa. Respecto al acabado final a mi me gustan con azúcar y canela porque así las hace mi madre pero hay quien le pone siropes, almíbar, miel e incluso licores como moscatel o jerez... Así que adapta tus torrijas a tus gustos, inventa, diviértete y si es posible hazlas en compañía.


HISTORIA Y ORIGEN

Tradicionalmente las torrijas son típicas de la Semana Santa española y cuaresma. Durante la cuaresma estaba prohibido comer carne y las torrijas eran una forma bastante eficiente de llenar los estómagos de los que menos tenían para llevarse a la boca. 


En España la torrija o torreja aparece ya documentada en el siglo XV, citada por Juan del Encina: «miel y muchos huevos para hacer torrejas», al parecer como plato indicado para la recuperación de parturientas. Las primeras recetas se remontan al Libro de Cozina de Domingo Hernández de Maceras (1607) y Arte de cozina, pastelería, vizcochería y conservería de Francisco Martínez Motiño (1611). La torrija era a comienzos de siglo XX muy habitual en las tabernas de Madrid y se servía con vasos de vino (chatos).4



Ya en el siglo XIV, el recetario Le viandier de Taillevent presentaba la receta de las «tostadas doradas» (tostées dorées), que se rebañaban en yema de huevo batido antes de pasarlas por la sartén y espolvorearlas con azúcar.3 5



Su asociación a la cuaresma se debe tal vez a la necesidad de aprovechamiento del pan sobrante, que, durante el tiempo en que no se podía comer carne, era por ello menos consumido, aunque las familias elaboraban la misma cantidad.




¿HAY TORRIJAS EN OTROS PAÍSES?

Pues claro que las hay. En Europa y en América son un dulce bastante común aunque claro está en cada lugar las hacen a su manera.

FRANCIA: Se conoce como tostées dorées o pain perdu (pan perdido) porque tradicionalmente se hace con pan duro. Se prepara con similares características, si bien no se fríe en aceite abundante sino que se dora en un sartén con un poco de mantequilla. Puede hacerse en rebanadas individuales o como un pastel al horno.

REINO UNIDO Y USA: Curiosamente allí se las conoce como french toast (tostada francesa).

ALEMANIA Y CENTRO EUROPA: Se conocen como Arme Ritter (en alemán: «caballeros pobres») en Alemania, Pofesen en Austria, Fotzelschnitten en Suiza, bundás kenyér en Hungría y "Wentelteefje" en Países Bajos.

PORTUGAL: Nuestros vecinos las llaman simplemente rebanadas.

HISPANO AMÉRICA: allí el término más usado es el de torreja.


 OTRAS RECETAS DE MI BLOG QUE PUEDEN INTERESARTE


4.70/5 – 1379

AVISO IMPORTANTE

AVISO IMPORTANTE