viernes, 12 de diciembre de 2014

¿Cómo se hacen las rosquillas fritas?

La receta de las rosquillas fritas manchegas forma parte de la herencia cultural y gastronómica que pasa de abuelos a padres, hijos, nietos, vecinos... y así sucesivamente generación tras generación. Mi madre es de Daimiel (Ciudad Real) y siempre preparaba estas rosquillas tan sencillas de hacer y tan riquísimas.




En cada casa se hacen de una forma diferente, ésta es la nuestra, no es la única ni la mejor, es la nuestra.

INGREDIENTES 

  • 4 Huevos
  • 1 Limón o 1 Naranja (usaremos su raspadura)
  • 500 gr de harina de repostería
  • Levadura química - Medio sobre
  • Bicarbonato - Una cucharadita
  • Azúcar blanca 170 gr
  • Leche 200 ml
  • Aceite suave de oliva 
  • Canela en polvo (opcional)
  • Mistela, moscatel o vino dulce (opcional)
Puedes usar aceite de girasol pero lo ideal es que sea de suave de oliva.


A COCINAR!!!

1. Vamos a mezclar todos los ingredientes secos menos el azúcar y la canela en un bol. Recuerda tamizar la harina. Si le pones canela que no sea más de media cucharadita. Así mezclamos, harina tamizada, bicarbonato y levadura en polvo.

2. Por otro lado separamos las claras de las yemas de los huevos. Batimos con fuerza las claras para espumarlas. Por otro lado mezclamos las yemas y el azúcar hasta que el azúcar se integre en la medida de lo posible, añadimos la leche poco a poco. Si quieres añadir vino tienes que restárselo a la leche. 
Ahora mezclamos las claras con las yemas y la leche. Vamos añadiendo poco a poco los ingredientes secos, a ser posible con un tamizador o un colador, sin dejar de remover para que no nos queden grumos. Amasamos manualmente hasta que toda la masa quede homogénea. Si no quieres que se te pegue mucho a las manos puedes untarte con mantequilla.

3. Ahora tenemos que darle forma a las rosquillas. Esta es la parte artística del asunto. Te recomiendo que pongas papel de hornear sobre una bandeja y espolvorees un poco, pero poco, de harina. Prepara un plato con azúcar y canela mezclados para revozarlas cuando salgan del aceite. Prepara también otro plato o bandeja con papel de cocina para quitarles el exceso de aceite de fritura. 

4. El aceite no debe estar muy caliente para que no se quemen por fuera y queden crudas por dentro. Cuando la rosquilla esté dorada por los dos lados la sacamos del aceite la escurrimos en el papel de cocina por ambos lados y sin pausa la rebozamos en el plato de azúcar, finalmente la dejamos sobre otra bandeja con papel de cocina. Ya veis que me obsesiono un poco por evitar el exceso de aceite en mis recetas, por estar más aceitosas no van a estar más buenas.

Repito el orden.

            1. Se dora en el aceite.
            2. Papel de cocina vuelta y vuelta.
            3. Baño de azúcar y canela.
            4. Plato o bandeja con papel de cocina.

Dejamos enfriar y ya podemos disfrutar de estas rosquillas tradicionales.


 OTRAS RECETAS DE MI BLOG QUE PUEDEN INTERESARTE




jueves, 11 de diciembre de 2014

Cómo hacer Tarta de Manzana (apple pie). Versión USA.

La Tarta de Manzana, Apple pie en inglés es un postre universal pero como es normal se puede preparar de muchas formas diferentes. Os propongo una versión diferente a la española, una tarta de manzana "a la americana", sin querer ofender al resto de países del continente. Vamos a aprender a cocinar un nuevo postre la popular y archiconocida TARTA DE MANZANA.






Puedes comprar masa para pastel ya preparada o hacer la tuya propia. Si decides hacer la tuya aquí te dejo la receta.

INGREDIENTES PARA LA MASA PARA TARTA DE MANZANA
  • 2 Tazas y media de harina de trigo
  • Media cucharadita de sal
  • 1 Taza de mantequilla sin sal
  • Media taza de agua con hielo

PREPARACIÓN DE LA MASA

1. Mezclamos la harina y la sal en un bol. Añadimos la mantequilla previamente troceada y removemos con unas varillas hasta obtener bolas o pegotes gruesos

2. Ahora vamos añadiendo con una cuchara el agua fría poco a poco mientras amasamos con un tenedor y no con las manos. El motivo es que nuestras manos están calientes y derriten la mantequilla y no queremos eso. Se tiene que formar una masa compacta y muy importante ser rápidos para que no se caliente mucho la masa.

3. Una vez la tengamos lista la envolvemos el papel transparente y a la nevera parque esté fría al menos por 6 horas, si es más mejor. La cantidad de masa que resulta de esas medidas debería darte de sobra para dos capas de masa o incluso más. Recuerda necesitas dos capas. 

4. Lo siguiente sería dividir la masa en porciones, espolvoreamos la masa con un poco de harina igual que el rodillo. Estiramos presionando con suavidad hasta tener un tamaño ideal para tu molde. Espolvoremoas un poco de harina sobre el recipiente y extendemos la masa paredes incluidas y dejamos que sobresalga por fuera del molde, resumiendo forramos el molde con la masa. Presionamos con una cuchara para ajustarla al molde pero no demasiado fuerte.
Si le tienes confianza a tu molde y sabes que no se pega con la harina estará bien, pero si no estás seguro mejor le pasas un poco de mantequilla y luego la harina o bien pones papel de hornear como fondo.


INGREDIENTES PARA EL RELLENO
  • 1300 g  de manzanas de distintas variedades.
  • 2 Cucharadas de zumo de limón.
  • 1 cucharadita de canela molida.
  • 1/4 parte de una cucharadita de nuez moscada en polvo.
  • 2 cucharadas de mantequilla (Que esté fría, sólida)
  • 170g de azúcar blanco.
  • 50g de azúcar moreno.
  • 30g de harina tamizada.
  • 1 yema de huevo
  • 1 cucharada de leche

A COCINAR!!!

1. Pelamos y troceamos las manzanas en dados pequeños y sazonarlos con el zumo de limón. Dejar que maceren durante unos minutos.

2. Mezclar en un bol todos los ingredientes secos, azúcar, canela, harina, nuez moscada y añadirle la mezcla de manzanas. Lo removemos todo bien para que se integre. 

3. Ponemos la masa forrando el molde que antes tenemos que espolvorear con harina y engrasar con mantequilla. Dentro vertemos el relleno y ponemos trocitos de mantequilla para que se derritan durante el horneado. Así saldrá mucho más jugosa. 

4. Usamos otra capa de masa para pastel para tapar por encima. Aquí ya lo dejo a vuestra imaginación. Podéis hacer churritos, forma de rejilla... En cualquier caso hacer unos cortes con un cuchillo para que pueda respirar.

5. Para terminar y que la tarta quede dorada mezclamos la leche con la yema de huevo y con un pincel pintamos la tarta.
Otra opción sería mezclar azúcar y leche para hacer una cobertura granulosa y dulce de azúcar.

6. Precalentamos el horno a 220ºC y ponemos el pastel en una bandeja a media altura durante 15 minutos.

7. Bajamos la temperatura a 175ºC y mantenemos durante 40 minutos. Pero siempre siempre siempre teniendo controlado el horno. Porque cada horno es de su padre y de su madre y lo que para mi horno son 220ºC para otro pueden ser 200ºC. Los hornos por lo general mienten mucho. 
Sacamos la tarta del horno y la dejamos en una rejilla enfriándose


Ya tenemos terminada nuestra tarta de manzana al estilo USA Apple pie. Ahora solo falta probarla. 

CONSEJO - Si la vas a comer caliente te sugiero que lo hagas con una bola de helado de vainilla o de turrón... está riquísima la combinación frío-calor. 


Recuerda que siempre puedes aplicarle tu toque personal. 



    OTRAS RECETAS DE MI BLOG QUE PUEDEN INTERESARTE

4.70/5 – 1379

lunes, 17 de noviembre de 2014

¿Cómo se hacen peladillas caseras de Navidad? Receta.

Las peladillas son un dulce típico de Navidad, seguramente uno de los más esperados por los niños y los más mayores junto con el turrón y el mazapán. En esencia las peladillas son almendra recubierta de almíbar de azúcar. Preparar peladillas caseras es fácil y rápido, aquí os paso una receta con variantes para poder hacer peladillas paso a paso








INGREDIENTES

  • Almendra 500 g. A ser posible cruda y sin piel de la variedad marcona.
  • Azúcar blanco 500 g.
  • Agua 100 cl.
  • Canela. Una cucharadita.
  • Anís (opcional). Una cucharadita.
  • Piel de naranja o limón (opcional).

A COCINAR!!!

1. Tostar o torrar las almendras. Para ello podemos hacerlo en el horno o en una sartén. 
Si las preparas en un horno por papel de hornear en una bandeja y coloca las almendras sobre él. Pre-calienta el horno baja temperatura (entre 100ºC y 120ºC) y déjalas allí por media hora. Siempre vigilando porque dependiendo del tamaño de almendra y del error del horno puede ser más o menos tiempo.
Si las preparas en la sartén (como yo), ponlas en una sartén y a fuego bajo-medio. No dejes que se queden quietas mucho rato y ves moviéndolas para que vayan adquiriendo un color dorado y a ser posible uniforme. Después dejamos que se enfríen y reservamos. 

2. Preparar el almíbar. Las peladillas van recubiertas por una capa de azúcar y ese azúcar lo preparamos con un almíbar. En este punto podemos introducir ciertas variaciones al gusto personal y tradición de cada uno. Lo clásico un almíbar de canela pero puedes infusionar en el agua anís, piel de naranja o limón para darle un toque diferente. 
Calienta agua en un cazo grande o también una olla. Recuerda que si es anti-adherente mejor que mejor. Mientras el agua está caliente sería el momento indicado para poner la rama de canela o canela en polvo, o bien el anís o los cítricos. Pasado un rato para que el sabor se integre bien retiramos todo lo que no sea agua del cazo y añadimos el azúcar. Removemos siempre con la ayuda de una cuchara de palo hasta conseguir una textura de almíbar espeso sin llegar a ser muy espeso, como una miel o sirope. 

3. Añadir las almendras tostadas. Añadimos las almendras que serán peladillas pronto y en ese punto es cuando es importante no dejar de remover en ningún momento. Para que todas las peladillas tengan una capa uniforme y no queden pegadas unas con otras. Hay que pasarse un tiempo con la cuchara de palo y cuando ya están sueltas moviéndo el cazo con movimientos circulares para que  vayan cogiendo forma. 

Solo queda dejarlas enfriar. 


CONSEJOS Y APUNTES

- Es difícil conseguir unas peladillas perfectas sin la maquinaria adecuada, pero podemos usar nuestro ingenio y cosas que tenemos en casa. Si cuando ya comienzan a despegarse las pasamos a un tamiz grande de harina y lo movemos con formas circulares quedarán más redonditas. También puedes usar una sartén plana grande. 

- Si quieres peladillas de colores en el momento que preparas el almíbar puedes añadir alguna gota de colorante de repostería.

- No desesperes si no te sale bien a la primera y no dudes en incluir tus propias ideas.

- Puedes comprar las almendras ya tostadas pero recuerda que si las compras crudas hay que prepararlas y si vienen con piel pelarlas. 


Espero que disfrutéis haciendo esta receta de peladillas clásica de Navidad y me comentéis que tal os salieron. Felices fiestas y seguid cocinando.



    OTRAS RECETAS DE MI BLOG QUE PUEDEN INTERESARTE


Turrón blando

Mazapanes

Pan de Cádiz



SÍGUEME EN LAS REDES







lunes, 8 de septiembre de 2014

Paella alicantina. La salmorreta marca la diferencia.

La paella es un plato típico de Valencia. Su versión alicantina se diferencia principalmente por la salmorreta. La salmorreta es un sofrito de tomate, ajo, perejil, ñora, perejil, sal y aceite de oliva principalmente. La ñora le da un sabor diferente propio de muchos arroces y platos de Alicante. Lo cierto es que prefiero llamar a este plato arroz alicantino por no molestar a los puristas de la paella y hacer patria. En cualquier caso es una receta riquísima y fácil de preparar. 






INGREDIENTES PARA DE  4 PERSONAS
  • ARROZ BOMBA
  • MORRALLA (o caldo de pescado)
  • 5 O 6 GAMBONES  CRUDOS
  • UN TACO DE ATÚN
  • CALAMAR Y O SEPIA
  • 2 o 3 ÑORAS
  • TOMATE FRITO
  • PEREJIL FRESCO
  • 3 o 4 DIENTES DE AJO
  • COLORANTE ALIMENTICIO O AZAFRÁN
  • ACEITE DE OLIVA
  • SAL
  • PIMIENTO ROJO
  • UNOS CUANTOS MEJILLONES (OPCIONAL)
IMPORTANTE
Si es la primera vez que haces paella o arroz de este tipo no te desanimes si no te sale bien a la primera. Suele pasar que hacen falta unos cuantos intentos para encontrar tu punto y te quede a tu gusto. Hazme caso, inténtalo otra vez.


UTENSILIOS
Necesitaremos una paellera mediana, una olla o cazo hondo, cucharones de madera y poco más. Yo uso una paellera especial para vitrocerámicas. 

La morralla se vende en todas las pescaderías. Son peces, pequeños cangrejos, gambitas, galeras... que se venden para hacer caldos. La mejor morralla la encuentras de buena mañana, según va pasando la mañana hay menos donde elegir.


A COCINAR!!!

1. LA SALMORRETA
Para preparar la salmorreta necesitaremos los dientes de ajo, la ñora, el tomate frito, perejil, aceite y sal. 
En un cazo grande (en ese mismo prepararemos el caldo) ponemos medio dedo de aceite de oliva. Calentamos a fuego medio-alto y ponemos los dientes de ajo sin piel. Los doramos y reservamos. Abrimos las ñoras y las vaciamos de pepitas las pasamos por el aceite unos segundos porque se queman muy rápido. Ahora ponemos en un vaso de batidora tomate frito, los ajos, la ñora, un poco de perejil fresco, un chorro de aceite de oliva y una cucharita de cafe rasa de sal. Batimos todo hasta que quede sin trozos. Yo os recomiendo pasarlo luego por un chino o un colador para sacarle los trocitos de ñora. 

2. LOS TROPEZONES
Cortamos tiras finas de pimiento rojo y las freímos en el mismo aceite. Reservamos.
Cortamos el atún en taquitos y lo pasamos por el aceite solo durante un minuto. Reservamos
Troceamos el calamar o la sepia y pasamos por el aceite por tres o cuatro minutos. Reservamos.
Lo mismo con las gambas y gambones. 
Ponemos la salmorreta en una sartén y calentamos a fuego medio alto. Cuando este caliente ponemos todos los tropezones menos el pimiento rojo (atún, calamar...) y los rehogamos durante unos minutos. Reservamos los tropezones en un recipiente y el sofrito (salmorreta) lo guardamos aparte. 

3. EL CALDO O FONDO
En el mismo recipiente que has hecho los tropezones y en el que tiene que haberte quedado algo de aceite y el sabor de todo lo que hemos cocinado añadimos un poco más de aceite de oliva (un chorrito) y calentamos a fuego medio alto y añadimos la morralla troceada. La freímos durante dos o tres minutos. Añadimos ahora la salmorreta reservada y el agua de salmorreta que habíamos reservado. Añadimos el agua. ¿Cuánta agua? Pues yo pongo un vaso de agua por comensal y uno más. Si no tienes mucha morralla o directamente no tienes puedes poner una pastilla o dos de caldo de pescado. No es lo mismo, pero no siempre tenemos morralla a mano y también queda rico.   
Dejamos a fuego medio durante 15 minutos. A los quince minutos retiramos la morralla con un colador y añadimos un poquito de preparado para paella (colorante alimenticio) y vamos añadiendo sal poco a poco y probando hasta que tenemos el punto que nos guste. Lo dejamos otros diez minutos y volvemos a probar para asegurarnos que esta bien de sabor. Tiene que quedar fuerte. Lo volvemos a colar y reservamos en un recipiente alto (tipo vaso de batidora).

4. EL ARROZ Y LA PAELLERA O PAELLA
Ponemos la paella sobre el fuego añadimos un chorro de aceite de oliva y lo distribuimos por toda la paellera. Encendemos los fuegos y los ponemos medio alto. Ponemos el arroz (medio vaso de los normales por persona) lo movemos rápidamente con una pala de madera para que se impregne con el aceite y sin pausa añadimos un vaso de caldo por comensal (puedes tenerlo medido y preparado de antes). Todo esto rapidito y con decisión. Si dejas el arroz en el aceite más de 30 segundos se te va a quemar. Movemos la paellera desde el asa adelante y atrás para que el arroz se distribuya por igual. Tienes que ir girando la paella cada minutito para que se haga por todas partes iguales, como si fueran las agujas de un reloj. 

LOS TIEMPOS SON MUY IMPORTANTES:


 5 MINUTOS A FUEGO ALTO - 15 MINUTOS A FUEGO MEDIO-BAJO

Cuando pasan los primeros 5 minutos bajamos el fuego y añadimos los tropezones y el caldo que ha soltado. Colocamos el pimiento como si fueran los radios de una bicicleta para que quede bonito. 

Hay que vigilar el caldo y siempre darle vueltas a la paella para que se haga por todos lados igual. Si ves que se queda muy seco y aun falta tiempo añade caldo del que teníamos guardado (por eso es bueno hacer de sobra). Si por lo contrario ves que tiene exceso de caldo sube un poco el fuego, pero no mucho. 

Cuando haya pasado el tiempo la separamos del fuego y la tapamos con un paño de cocina al que no le tengamos mucho cariño o bien con papel de aluminio de 5 a 10 minutos.  

5. SERVIR EL ARROZ

Para que el arroz esté bien servido es recomendable mezclar bien tanto lo que ha quedado más socarrat en el fondo como lo de arriba. Así con dos cucharas o una cucharas y un tenedor, removemos no toda la paella, solo la porción que se vaya a servir. Rascando desde abajo para que tenga todo el sabor. El socarrat es ese arroz que se queda un poco quemado o tostado más pegado al fondo de la paellera. 


¿QUÉ BEBEMOS?

Pues con la paella de marisco o pescado el mejor maridaje es el vino blanco joven o un rosado. Si es una paella de carne yo elegiría un blanco con cuerpo o un tinto joven.


OTRAS RECETAS DE MI BLOG QUE PUEDEN INTERESARTE


jueves, 4 de septiembre de 2014

Salmorejo de Jalapeños. Receta paso a paso.

Salmorejo Mexicano Salmorejo mejicano Salmorejo Jalapeños

El salmorejo es una de lassopas o cremas frías más populares de España junto con el gazpacho andaluz. Es una receta fácil y rápida de preparar que admite muchas variantes. Yo la he querido preparar la receta con un toque picante y un aire mexicano, así que le he puesto jalapeños y cilantro. La verdad es que quedó riquísimo y diferente al tradicional. 




INGREDIENTES PARA 2 PERSONAS

  • TOMATES ROJOS MUY MADUROS (3 o 4 UNIDADES)
  • JALAPEÑOS EN RODAJAS (AL GUSTO)
  • CILANTRO FRESCO (NO MUCHO)
  • PIMIENTO VERDE (1)
  • CEBOLLA (1/2)
  • PAN (AL GUSTO)
  • ACEITE DE OLIVA
  • VINAGRE 
  • SAL 
A COCINAR!!!

Vamos a necesitar una batidora de vaso, pero puedes usar cualquiera, y poco más. 

CONSEJOS
  • Si no tienes tomate natural a mano puedes usar tomate entero en lata.
  • Recuerda probar, probar y probar mientras lo preparas. La sal, el jalapeño, el vinagre y el pan van al gusto de cada uno. 
  • Servirlo frío es la mejor opción. Déjalo en la nevera al menos unas horas.
  • Cambia o añade los ingredientes que tú quieras.
  • No le he puesto ajo, lleva jalapeño. 
1. LOS TOMATES. Yo prefiero quitarles la piel, puedes escaldarlos en agua caliente o pelarlos directamente. Los troceamos y los ponemos en la batidora. El PIMIENTO VERDE, quitamos las pepitas troceamos y a la batidora. La CEBOLLA, yo corto una mitad y la troceo. La paso bajo el grifo para quitarle un poco de fuerza y añado la mitad. El resto lo hago poco a poco según voy probando. 

2. Añadimos un chorro de ACEITE DE OLIVA, la calidad sí importa. Una cucharadita de café de SAL y BATIMOS durante un minuto hasta que la mezcla quede suave.

3. Probamos y añadimos unas rodajas de JALAPEÑOS. Batimos y probamos. Nos falta añadir el PAN, yo uso pan flojo, normalito. Lo troceamos dejamos que se moje bien y batimos. 

4. AJUSTAMOS LOS PUNTOS. Falta el VINAGRE, que le da el toque fresco. No le pongo mucho batimos y probamos. Añadimos un poco más de sal para intensificar los sabores, pero siempre siempre... probándolo. Y si lo quieres más picante añades más jalapeños.

5. Dejamos enfriar unas horas en el refrigerador y antes de servir picamos un poco de CILANTRO y lo ponemos por encima. 

6. BROCHETAS. Eso ya es cosa de cada uno. Tomatitos cherry, uva, pepino, jamón serrano, fresas, aguacate, anchoa... Lo que tú quieras. 

¿QUÉ BEBEMOS?

Un vino blanco joven bien frío... pero... ten en cuenta una cosa, que el vinagre es un poco complicado de maridar. Sinceramente, yo bebo agua.

PRESENTACIÓN

Pues ya cada uno. Yo usé copas de helado, que hacía tiempo no usaba. Pero puedes usar plato hondo o incluso cuenco o cazuelita de barro. Adórnalo como quieras, virutas de jamón frito, ralladura de nuez, trocitos de almendras saladas, huevo duro... Yo le puse una brocheta esta vez. 

HISTORIA Y ORIGEN

El Salmorejo es uno de los platos típicos de Córdoba. Tiene mucho en común con su primo el Gazpacho Andaluz si bien existen algunas diferencias. El salmorejo es más espeso, suele tener menos ingredientes y se usa más miga de pan en su elaboración. 
El Salmorejo es un plato humilde tal y como sucede con muchas recetas tradicionales españolas. Eran los jornaleros del campo los que lo preparaban y comían en los mismos campos. No siempre tuvo tomate. Dicen algunos escritos que al principio se preparaba con pan, ajo, sal, vinagre y poco más. Menos mal que se añadió el tomate. 
Hay otras referencias que datan recetas similares en la época mesopotámica. La idea final y común era siempre aprovechar el pan duro de algún modo, y llenarse el estomago para darle tregua al hambre. 
El salmorejo tiene varios primos, el Gazpacho, la Porra o la Mazamorra son algunos de ellos. 


    OTRAS RECETAS DE MI BLOG QUE PUEDEN INTERESARTE

Atascaburras
Arroz al Horno
Ensalada murciana



SÍGUEME EN LAS REDES






jueves, 24 de julio de 2014

¿CÓMO SE HACEN LOS BUÑUELOS DE CALABAZA?

La verdad es que pese haber oído mil veces hablar de los famosísimos buñuelos de calabaza jamás los había probado.

 Lo cierto es que los buñuelos son un dulce típico de Valencia y dicen las malas lenguas que es más sencillo y rápido comprarlos en la calle que elaborarlos en casa. Para que os hagáis una idea los buñuelos vienen a ser como los churros. Hay puestos en los que los elaboran y también los hacen en ciertas panaderías, cafeterías y churrerías claro. Pues nunca los había probado, hasta que los he preparado y... no puedo comparar. Pero parece que me han salido buenos, eso dice Patricia (a mi también me parecieron riquísimos), la cuestión es que la receta era buena y tuve la suerte del principiante. Espero que a vosotros os pase lo mismo. 


OTROS NOMBRES Y VARIANTES: Buñuelos de Viento, buñuelos rellenos, buñuelos de crema, buñuelos del Ampurdá...





INGREDIENTES

  • 250 gr DE HARINA 
  • 600 gr DE CALABAZA
  • 1 CUCHARADITA DE LEVADURA EN POLVO
  •  4 HUEVOS M
  • 50 gr DE AZÚCAR
  • SAL
  • LA RALLADURA DE DOS NARANJAS
  • ACEITE DE GIRASOL
A COCINAR!!

Tengo que admitir que yo he usado mi flamante nueva amasadora para esta receta, pese a que en la original usaban el método del volcán. 

1. Lo primero es poner agua en un cazo. Hay que limpiar la calabaza de pipas y piel para dejar solo la carne. La dejamos hervir un buen rato como si fuéramos hacer puré o crema de calabaza. Tiene que quedar blanda. Cuando esté hecha la pasamos por la batidora y reservamos el puré. El agua del cazo no hay que tirarla porque la vamos a usar para hacer la masa.

2. Ahora vamos con la masa. Tamizamos la harina, como siempre, para evitar que se formen grumos. La mezclamos con una pizca de sal, la levadura y la azúcar. Vamos a utilizar solo las yemas de los huevos. También ponemos la ralladura de las naranjas. Mientras se sigue amasando añadimos chorritos del caldo de cocción y finalmente el puré de la calabaza hasta tener una textura como la de los churros. Acuérdate como los amasa el churrero, debe ser más manejable que la del pan. No deben quedar grumos, la masa debe ser fina para que queden sin sorpresas. Las claras que habíamos separado de las yemas hay que llevarlas a punto de nieve. A ver, en este punto os cuento mi problema. Tengo una batidora amasadora que facilita mucho las cosas, pero no puedo usarla al mismo tiempo para levantar las claras y amasar la mezcla. Eso lo descubrí tarde y me tocó hacerlo a mano, cosa que es cansina y desesperante. Así que cuando separes las yemas de las claras usa la batidora amasadora para dejar preparado el punto de nieve. Creo que me habéis entendido. Para incorporar las claras a la mezcla lo hacemos con una cuchara o espátula de abajo arriba con un movimiento envolvente. La idea es que pierda poco aire, así quedan más esponjosos. 

3. Ahora vamos con el "momento freidora". Debemos poner en la sartén aceite en abundancia como si fuéramos a freír patatas. Y tiene que estar ya caliente cuando pongas los buñuelos. Para darles forma simplemente con dos cucharas, como si fueran croquetas, y los ponemos en el aceite. Tienen que quedar dorados. Te recomiendo que los vayas poniendo sobre un plato con papel de cocina para absorber el exceso de aceite. Mientras aún están calientes y sobre el plato ponemos un poco de azúcar por encima para decorar y darte un toque más dulce. Ya veis que hasta en este detalle se parecen a los churros. 

PRESENTACIÓN

Los buñuelos son un dulce no muy estético, es complicado que te salgan dos iguales. Así que no te esfuerces mucho, los pones en un platito con su azúcar y a comer. Están más ricos recién hechos. 

¿QUÉ BEBEMOS?

Un chocolate calentito o un café con leche, son lo ideal para poder mojarlos.

ORIGEN

Es un clásico encontrar puestos de buñuelos en las fiestas de Fallas de Valencia y en general de cualquier pueblo valenciano. Compite y yo diría que incluso supera en ventas a los míticos churros, por lo general se venden en el mismo puesto ambulante. Pero no son exclusivos de Valencia. Existen muchas zonas de España como Cataluña, Islas Baleares, Aragón y Andalucía donde son muy típicos. Es más en Colombia, Cuba, Ecuador, México y USA también se consumen. Hay tanta variedad que incluso los hay de gamba, de carne, de queso... 

Bueno señores y señoras, niños y niñas, damas y caballeros (como dice mi hija), pues ya hemos aprendido algo más. Los buñuelos son un producto de producción multinacional. Espero que os animéis a intentar hacer los vuestros en casa y que os salgan tan ricos como a mi la primera vez. Ánimo.

 OTRAS RECETAS DE MI BLOG QUE PUEDEN INTERESARTE

miércoles, 23 de julio de 2014

Habichuelas a la Vinagreta ¿Cómo se hacen?

La receta de las Judías a la Vinagreta es una de las más sencillas y rápidas que he preparado. No por ello deja de ser riquísima. Es ideal para los meses de calor aunque se puede preparar todo el año. Las Judías a la Vinagreta son en mi opinión un primer plato contundente, fresco y brillante. Los ingredientes que necesitas para preparar las Judías blancas a la Vinagreta o Habichuelas a la Vinagreta puedes encontrarlos en tu despensa sin ningún problema. Vamos a preparar esta ensalada de habichuelas tan popular en los meses de verano, al menos en mi casa.







INGREDIENTES PARA 2-3 PERSONAS


  • 1 TARRO O FRASCO DE JUDÍAS, ALUBIAS O HABICHUELAS BLANCAS PRECOCIDAS DE 500 gramos
  • 1 CEBOLLA PEQUEÑA O MEDIA GRANDE
  • 1 PEPINO GRANDE
  • 2 ZANAHORIAS
  • ACEITE DE OLIVA VIRGEN EXTRA
  • VINAGRE NORMAL
  • SAL
  • OPCIONAL - PEPINILLO
  • OPCIONAL - ACEITUNAS 
  • OPCIONAL - MAÍZ DULCE
  • OPCIONAL - ESPÁRRAGOS BLANCOS
  • OPCIONAL - PIMIENTO ROJO Y VERDE
  • OPCIONAL - HUEVO DURO
  • OPCIONAL - AGUACATE
  • OPCIONAL - ANCHOA
  • OPCIONAL - TOMATE
Tanto opcional es porque como suele pasar con estas ensaladas admiten muchos ingredientes diferentes. Eso sí no te pases con la variedad porque entonces no sabrá a nada. Tú eliges. 

A COCINAR!!!

Vamos a necesitar un colador o escurridor grande, un bol y un cucharon de madera para darle vueltas a todo. Además de la tabla de corte y un cuchillo. Recuerda desinfectar la tabla de corte y también los vegetales. 

1. LAVAR LAS JUDÍAS.
Lo primero que hago yo es lo más complicado, sacar las judías de su bote de cristal. Cuando vayas a la compra vas a darte cuenta que hay mucha variedad de judías o habichuelas. Yo elijo siempre un tamaño medio. El secreto para poder vaciar el bote de cristal es ponerlo boca a abajo y darle golpecitos con el escurridor colocado debajo en el fregadero. Como nunca salen a la primera, cosas del vacio, le pongo agua del grifo cierro la tapa y lo muevo como si fueran maracas. Puedes ponerte música si quieres. Así van saliendo y cayendo al escurridor. Las lavas bien para que no les quede residuo y las reservamos.

2. CORTAR Y PELAR LOS VEGETALES.
Picamos la cebolla en trocitos bien pequeños, igual con la zanahoria, el pepino y lo que le vayas a añadir. Yo la cebolla la suelo pasar un poquito por agua para quitarle un poco de viveza. También le he puesto un huevo cocido y lo he picado. Pero eso lo añadiremos al final del todo como presentación final. 

3. MEZCLAR TODO Y ALIÑAR.
Ahora ponemos todos los ingredientes en un bol y los mezclamos bien. Yo en este caso le he puesto tomate raf, aceitunas rellenas y anchoas en conserva. Añadimos un generoso chorro de aceite de oliva, sal y vinagre. Aquí las proporciones las dejo al gusto de cada uno. Eso sí, el vinagre ponlo poco a poco y ves probando. Si te pasas de vinagre o sal lo tienes difícil para solucionarlo.

4. A LA NEVERA.
Como buena ensalada de verano las habichuelas a la vinagreta están más ricas frías. Déjalas unas horas y verás la diferencia. Además el vinagre hace su papel macerando los componentes de la ensalada. 


PRESENTACIÓN

Las judías a la vinagreta o habichuelas a la vinagreta se comen en raciones individuales. Un plato hondo para cada comensal y una ración. Ten la sal y el vinagre sobre la mesa por si alguien las quiere más fuertes. Es un plato muy colorido, fresco y rico. Triunfarás seguro. 

¿QUÉ BEBEMOS?

Pues siendo una ensalada que es muy sana y teniendo vinagre yo bebería agua o limonada. Limonada, no refresco de limón con gas. 

HISTORIA Y ORIGEN

Las habichuelas a la vinagreta son una ensalada relativamente moderna. Se empezó a preparar con mas asiduidad cuando las empresas de conservas comenzaron a poner en el mercado las judías blancas en tarro de cristal. Porque antiguamente ponerte a cocer alubias o judías para luego hacer una ensalada con ellas no era muy normal.



                    OTRAS RECETAS DE MI BLOG QUE PUEDEN INTERESARTE
Ensalada murciana

AVISO IMPORTANTE

AVISO IMPORTANTE