lunes, 28 de octubre de 2013

Panellets, dulce tradicional del Día de todos los Santos

Aprovechando que se acerca la festividad de Todos los Santos voy a proponeros una receta muy sencilla y rica, els panellets. Els panellets es un término de origen catalán que podría traducirse como "los panecillos". Originariamente estos pequeños pastelitos usaban como base la almendra molida, el azúcar y los piñones. Actualmente las variaciones son casi infinitas. Son tradicionalmente típicos de Cataluña y algunas zonas de Aragón y Comunidad Valenciana.





INGREDIENTES

PARA LA BASE
  • ALMENDRA MOLIDA 250 g
  • AZÚCAR 200 g
  • 2 HUEVOS M
  • 1 LIMÓN
PARA ADORNAR (TODOS SON OPCIONALES)
  • ALMENDRA ENTERA
  • PIÑONES
  • MERMELADAS 
  • COCO RALLADO
  • FRUTOS SECOS, PASAS, ARÁNDANOS
  • FRUTAS CONFITADAS
Lo primero que os quiero comentar es que hay cientos de posibilidades para adornar un panellet una vez que ya lo tenemos hechos. Los ingredientes que he puesto para adornar son todos opcionales. Puedes dejar volar tu imaginación y usar cosas que tengas en casa. Yo haré precisamente eso, usaré dulces que tengo por los armarios. 

La almendra es mejor que sea totalmente molida, la triturada no queda igual. El azúcar puede ser blanquillo normal o glas, tú eliges. Los huevos de tamaño mediano. Del limón vamos a usar principalmente la ralladura, aunque luego podremos usar el zumo para algún aderezo. 


A COCINAR!!!

1. En un bol mezclamos la harina de almendra junto con el azúcar y la ralladura de limón. 

2. Separamos las claras de las yemas. Tenemos que tener cuidado con las yemas, si no las vamos a usar inmediatamente las guardamos en la nevera bien tapadas. Batimos las claras a punto de nieve. Yo uso la batidora eléctrica, pero si te hace ilusión tener una luxación en el codo siempre puedes hacerlo manualmente. Digo esto porque hay gente que me ha comentado que no es lo mismo manualmente que con la máquina. Sí lo es, yo creo que es hasta mejor y más rápido seguro.

3. Lo que sigue ahora es mezclar las claras con la mezcla de almendra, azúcar y limón. Este paso se puede hacer a mano o con la amasadora. Nos tiene que quedar una textura fina y una consistencia tipo mazapán. Cuando la masa es homogénea y consistente vamos haciendo bolitas del mismo tamaño. Las amasamos con las manos y las reservamos sobre la bandeja con papel de horno. Un consejo,  mojaros un poco las manos porque la masa es pegajosa. Es el momento de poner el horno a precalentar a 180ºC, función arriba y abajo. 

4. Ya tenemos nuestro pequeño ejército de bolitas ahora debemos pensar como decorarlas. El panellet más tradicional es el de piñones. Usaremos las yemas que hemos reservado como pegamento y barniz. Nos mojamos las manos con la yema y cogemos un puñadito de piñones. Vamos apretando para que queden bien pegados sin que pierda la forma de bolita. El mismo método si le pones almendra troceada. 
En el caso de ponerle una almendra encima (puede ser cruda o tostada), simplemente ponemos un poco de yema como pegamento y apretamos. Algo similar hacemos con las guindas, fruta confitada. 
Otra opción es hacerlos rellenos o tipo brazo de gitano. Para ello cogemos un trozo grande de masa y hacemos una lamina. Ponemos el relleno en el centro (mermelada, confitura, membrillo, cabello de ángel...) y enrollamos. Luego solo debemos cortarlos en trocitos. 


5. Ya tenemos todos los panellets decorados y listos. Solo falta darles un poco de brillo con la yema de huevo. Con una brochita les damos por todas partes para que queden brillantes y bonitos.
Los metemos en el horno a media altura durante 10 minutos. Hay que vigilar muy bien que no se quemen. El tiempo óptimo está entre 5 y 10 minutos, pero en algunos casos puede llegar hasta 20. Pasado ese tiempo sacamos la bandeja y los dejamos enfriar sobre la rejilla. Ya están listos.



PRESENTACIÓN

Los panellets son pequeños pastelitos que se comen casi de un bocado. Tienes que presentarlos en una bandeja bonita y ellos solos harán el resto. Son ideales para el café. Tradicionalmente suelen comerse acompañados por castañas y boniatos. 

¿QUÉ BEBEMOS?

Un vino dulce, moscatel, mistela o un café van de lujo con els panellets.

ORIGEN

Los panellets o els panellets tienen un origen muy antiguo. Ya en el siglo XVIII existen referencias sobre la existencia de "Els Panellets de San Marcos" y "Els Panellets de la Santa Cruz". Existen dos teorías acerca de la procedencia de estos dulces.
La primera nos traslada al norte de Europa. Se dice que la gente del norte preparaba estos pequeños bocados altamente calóricos par soportar el duro frío del invierno.
La segunda es todo un clásico, el origen árabe. Lo cierto es que los ingredientes se prestan a pensar que esta sea la opción más real.
En cualquier caso, els panellets arraigaron en los reinos de Aragón y Cataluña como dulce típico del Día de Todos los Santos. Actualmente las pastelerías nos muestran una gran variedad de panellets de elaboración casera en sus expositores. Los ingredientes más tradicionales se mezclan con otros de nueva generación. Pese a que tienen que competir con las galletas y cupcakes de Halloween, els panellets no han perdido peso y siguen estando sobre las mesas de los catalanes en esta semana tan especial. 

OTROS DULCES TRADICIONALES DE MI BLOG

Miguelitos de la Roda
Huesos de Santo
Sigue a EL PLATO TÍPICO EN TWITTER  https://twitter.com/elplatotipico 
Sigue a EL PLATO TÍPICO EN FACEBOOK https://www.facebook.com/elplatotipico


HASTA LA PRÓXIMA

martes, 22 de octubre de 2013

Magdalenas Tradicionales Caseras Paso a Paso

Hola a todos y perdón! No me había dado ni cuenta pero llevo más de una semana sin publicar... mal, muy mal Fer. No valen excusas, pero el virus "constipagripafonimocosil" afecto a todos los miembros de la familia... y aun se resiste a irse. 

La semana pasada El Plato Típico cumplió 3 meses, parece que fue ayer. La verdad es que estoy gratamente sorprendido por todas las visitas que recibe a diario y que suben día a día. Quiero agradecer a todos los visitantes, blogueros y amigos vuestra participación. Fin del momento peloteo.

Hoy martes voy a decantarme por la repostería. Repostería básica, efectiva, rica, con tradición y sin aditivos ni colorantes. Vamos a preparar Magdalenas. Sí sí, magdalenas... sin coberturas, sin fondant, sin colores, sin rellenos, sin música interior que te traslada a realidades paralelas en las cuales alcanzas el karma.
Es un consejo personal a todos aquellos que ahora les da por las cupcakes que por una vez preparen magdalenas de las normales.

Las magdalenas no son de origen español. Parece ser que su auge y popularidad se disparó cuando Madeleine, una respostera de la corte que preparó un postre para el Rey de Polonia que tenía un palacio en Lorena (Francia) allá por el 1755. La otra teoría cuenta que Madeleine preparaba dulces con forma de concha para los peregrinos del Camino de Santiago. Esto supuso la difusión de este bizcochito por toda la ruta y su llegada a España. 

Existe hoy en día una competencia entre magdalenas, muffins y cupcakes. Pese a que hay gente que se empeña en decir que son lo mismo no lo son. Es como decir que la paella, el arroz tres delicias y el risotto son lo mismo. 

Ahora vamos a preparar nuestras magdalenas y después os voy a poner una tabla para que veáis las diferencias. 






INGREDIENTES PARA UNAS 20 MAGDALENAS

  • HUEVOS 2 
  • ACEITE DE OLIVA SUAVE 1 VASO
  • LECHE ENTERA 1 VASO
  • AGUA  1 VASO
  • AZÚCAR 2 VASOS
  • HARINA DE TRIGO 3 VASOS
  • SAL
  • LEVADURA 1 SOBRE

La cantidad de magdalenas que te saldrán también depende de las cápsulas o moldes que uses. Puedes usar bicarbonato en lugar de levadura (2 cucharaditas)


A COCINAR!!!

1. Lo primero que vamos hacer es poner en un bol la harina tamizada, una cucharadita de sal, la levadura y el azúcar. Todo bien mezclado y recuerda que la harina tiene que estar tamizada para evitar grumos. 

2. Calentamos el vaso de agua y mezclamos en otro bol la leche, el agua caliente, el aceite de oliva y los huevos. Mezclamos bien todo hasta que queda una mezcla homogénea. Aquí te voy a dar un consejo. Puedes separar las yemas de la claras. Añadir primero las yemas y batir las claras a punto de nieve. Si añades las claras al final del todo, cuando ya has mezclado con la harina, azúcar... te quedará más esponjoso todo. Hay quien también en este punto le añade ralladura de un limón, de naranja o zumo. Es a gustos.

3. A la mezcla húmeda vamos incorporando la seca. Yo este paso lo hago con mi "supertamizador3000" de 3 €. Antes con el colador era un verdadero show y terminaba enfadado siempre. Vamos batiendo con unas varillas manuales o eléctricas. Por último si has apartado las claras las incorporamos pero sin batidora, con movimientos envolventes de abajo hacia arriba. De esa forma no pierde todo su volumen. 

4. Ya tenemos nuestra mezcla preparada en un bol. Vamos a llenar las cápsulas de magdalenas a la mitad, porque van a subir bastante. Una vez listas en la bandeja con una cucharita de café espolvoreamos sin miedo azúcar sobre las magdalenas. Se formará una costra de azúcar crujiente super rica. El horno tiene que estar precalentado a 180ºC con función arriba y abajo. Tienen que permanecer aproximadamente unos 20 minutos. A partir de los 15 comienza a vigilar. Nunca abras el horno antes de los 20. Pasado ese tiempo puede pinchar con un palillo para ver si están hechas por dentro, debe salir limpio. Dependiendo del tipo de horno se puede alargar hasta 10 o 15 minutos más. Las sacamos del horno y las dejamos 5 minutos en la bandeja, después las pasamos a la rejilla hasta que se enfríen del todo. 

Cuando salgan del horno te darán ganas de bailar de lo bien que huelen. 

PRESENTACIÓN

Son magdalenas, las cenicientas de la repostería. No hace falta disfrazarlas, solo comérselas. 

VARIANTES

Las magdalenas tienen muchas posibilidades. Puedes dejar volar tu imaginación y añadir frutos secos, pasas, arandanos, virutas de chocholate, ralladura de limón, de naranja, esencia de vainilla...

QUE BEBEMOS

Pues son ideales para desayunar y mojar. Café, leche... Yo? Un cacao. 

ORIGEN

Pues como antes me ha entrado el ansia y ya he puesto la historia de las magdalenas no se que poner aquí. A ver... Las magdalenas se han convertido en uno de los componentes del desayuno más comunes en todo el mundo. Pero no en todas partes se les llama del mismo modo por ejemplo:

  • España - Magdalena
  • Francia - Madeleine
  • Chile - Queques
  • Latinoamerica - Panquecitos
Si tú conoces más formas de nombrarlas mándame deja un comentario.

DIFERENCIAS ENTRE MAGDALENAS - MUFFINS - CUPCAKES
            


MAGDALENAS
MUFFINS
CUPCAKES
ORIGEN
FRANCIA 1755
INGLATERRA 1703
USA 1796
ACEITE
ACEITE VEGETAL
MANTEQUILLA
MANTEQUILLA
DULCE
MUCHO
NORMAL
MUCHO
SALADAS
NUNCA
A VECES
NUNCA
ADORNOS
NO SUELE
NO
BARROCO TOTAL
LEVADURA
CASI SIEMPRE
CASI NUNCA
CASI NUNCA
BICARBONATO
CASI NUNCA
POR LO GENERAL
CASI SIEMPRE


He usado la wikipedia como fuente para documentarme. Obviamente hay excepciones pero son cosas que se cumplen por lo general.

Espero que las disfrutes y que si te ha gustado la receta la pongas en práctica. Es fácil de cocinar y además divertido.

Aquí te dejo los enlaces de otras recetas de mi blog de repostería que te pueden interesar. Y si te ha gustado El Plato Típico puedes seguirme en Twitter en https://twitter.com/elplatotipico 

Rebojo Zamorano
Paparajotes Murcianos
Sequillos Alicantinos

HASTA PRONTO!

lunes, 14 de octubre de 2013

Alitas de pollo crujientes al horno

Alitas de pollo crujientesEsta receta de Alitas de Pollo Crujientes al Horno, es de las que más he cocinado en casa porque a mi mujer le encanta. La verdad es que están muy ricas y puedes darles un punto picante si te gusta.



Al ser al horno no necesitan mucho aceite y tampoco se apesta la casa. A mi me salieron bien a la primera... eso ya da que pensar que son fáciles de preparar. No se si sean típicas de alguna ciudad... pero lo son de mi casa. ¿Empezamos?



Alitas de Pollo Crujientes al Horno Valoración


INGREDIENTES 
  • ALITAS DE POLLO, LAS QUE TU QUIERAS.
  • HUEVO 
  • HARINA
  • MANTEQUILLA
  • PAN RALLADO
  • PIMIENTA NEGRA
  • PIMIENTÓN PICANTE
  • SAL
  • GUINDILLA ROJA (CAYENA)


A COCINAR!!!

1. Pon el horno a precalentar a 220ºC. Yo prefiero usar una bandeja de pyrex, que no es otra cosa que cristal especial para horno. Pero puedes usar la bandeja del horno si quieres. Tienes que engrasar todo el recipiente con la mantequilla. Para evitar que se queden pegadas. 

2. Preparamos tres recipientes de un tamaño que puedas meter perfectamente    al menos un par de alitas. Yo uso recipientes de plástico sin ninguna historia. 
En uno colocamos el pan rallado, el otro el huevo batido mezclado con la leche   y en el tercero una cucharada de harina, pimienta negra molida al gusto, el pimentón y si te gusta el riesgo la cayena molida. Mi mujer es mexicana y le encanta el picante así que yo abuso de la cayena. Cuando compras alitas lo normal es que te las den enteras, es decir alita, punta y muslo. Yo lo que hago es cortar la punta y separar el muslito. Con la mano dislocas el hueso y con un cuchillo lo separas, se tarda menos de 5 segundos.

3. Ahora que tenemos preparado todo cogemos una alita, le ponemos sal y la  metemos primero en la mezcla de harina y especias. Yo tapo el recipiente y lo agito. Luego por el huevo y por último por el pan rallado. En este último presiona bien para que queden bien compactas. Te aconsejo que uses unas pinzas o te ayudes con un par de tenedores, porque si usas las manos al final tendrás una plasta cementosa en los dedos bastante desagradable. A mi me pasó la primera vez. Las vas colocando en la bandeja y   cuando las tengas todas ponla en el horno a la altura media. 

4. Pasados 15 minutos sacamos la bandeja del horno, con cuidado que quema,    y les damos la vuelta a las alitas. Las dejamos otros 25 minutos. Lo normal es que con 30-40 minutos estarán hechas. No obstante la vida me ha enseñado a desconfiar de los hornos, como diría el Dr. House "los hornos siempre mienten". Así que utiliza tu instinto para sacarlas a tiempo. Basta con que veas que están doraditas, esa es la señal de retirada.

PRESENTACIÓN

Ahora solo falta ponerlas en el plato y acompañarlas con alguna salsa. Yo uso salsa valentina mexicana. Pica bastante para un español, aunque es de risa para una mexicana. Pero puedes usar la que más te guste. Verás que ricas están. 

¿QUE BEBEMOS?

Cerveza fría o algún refresco

Como sé que todos hacemos alitas en casa me gustaría que me digáis como las preparáis vosotros, así podremos hacer un catálogo de alitas de pollo crujientes. 

Saludos a todos y a comer alitas! mmm ricas ricas...

SÍGUEME EN TWITTER 
SÍGUEME EN FACEBOOK 

OTRAS RECETAS DE MI BLOG 

Tacos Dorados
TACOS DORADOS

Tacos de Chorizo
TACOS DE CHORIZO

Michirones murcianos
MICHIRONES MURCIANOS

martes, 8 de octubre de 2013

Cómo Hacer Ajo Cabañil

El Ajo Cabañil es un plato típico de toda la Región de Murcia. Es una comida potente en sabor, económica para el bolsillo y muy fácil de preparar. 


Yo he comido Ajo Cabañil unas cuantas "muchas" veces y la verdad es que aunque al principio recelaba del sabor... después de probarlo se vuelve adictivo. El conejo es el invitado estrella y su acompañamiento son las patatas. Existen muchas formas diferentes de prepararlo, cada cocina tiene su propio estilo. Yo os voy a proponer una de tantas para preparar este rico plato.






INGREDIENTES
  • UN CONEJO TROCEADO (1 KG) 
  • PATATAS 1 KG
  • 1 CABEZA DE AJO
  • VINAGRE 
  • SAL
  • ACEITE DE OLIVA
  • ROMERO
Ya veis que poquitos ingredientes nos hacen falta. Ni que decir tiene que la calidad de los mismos también va a condicionar el resultado final. El conejo que mejor queda es el recién sacrificado. Solo lo digo por aquellos que tengan la posibilidad de conseguirlo así, hoy en día es complicado.


A COCINAR!!!

1. Cortamos las patatas en trozos. Vamos a freírlas así que no deben ser muy gruesas, pero tampoco finas porque entonces se desharán. Como si fueran gajos de una naranja grande. Hay quien las hace circulares... es lo mismo. Para freírlas usamos aceite de oliva, o de girasol. Quedan mejor con el de oliva pero no hay problema si usamos otro. Tienen que quedar bien doraditas. 

2. Sazonamos el conejo y lo freímos en el mismo aceite. Si antes usaste aceite de girasol... no sirve, tiene que ser aceite de oliva. Hay que dejarlo doradito. Principalmente marcar el conejo por el exterior. Si lo freímos demasiado quedará seco. Hay quién en este paso añade algunas ramitas de romero o tomillo para aromatizar la fritada.

3. Ahora vamos a preparar el majado de ajo y vinagre. Pelamos los dientes de la cabeza de ajo, los ponemos en un mortero con un poco de sal. Aquí la cantidad de ajo va un poco al gusto, si no lo quieres muy potente le pones menos cantidad. Pero si te gusta que los dientes te brillen en la oscuridad puedes ponerle más aún (jejeje). Picamos los ajos los vamos machando en un mortero. Vamos añadiendo poco a poco medio vaso de vinagre y seguimos majando. Las proporciones de vinagre y ajo varían según los gustos de cada uno. Yo te aconsejo, si es la primera vez, que no te pases. 

4. Ya casi lo tenemos terminado. Solo falta mezclar los ingredientes. Será la misma sartén grande donde habías hecho el conejo y las patatas. Ojo con el aceite. Seguramente tendrás que quitarle un poco de aceite antes de ponerle las patatas, si no te quedará demasiado pringoso. Ponemos las patatas con el conejo y vertemos el majado por encima. Lo calentamos todo unos minutos más y lo servimos. Si lo calientas demasiado corres el riesgo de que las patatas de desintegren. Solo lo justo para que todo quede a la misma temperatura y el ajo no esté totalmente crudo. 

PRESENTACIÓN

Se recomienda comerlo directamente, pero hay quien le gusta dejarlo macerar. El sabor es mucho más intenso. Es un plato para mojar, ya que nos queda mucho aceite de oliva en el fondo, así que no olvides comprar un buen pan.

¿QUÉ BEBEMOS? 

Un vino tinto es lo que mejor combina con este plato. 

VARIACIONES

Antiguamente se añadía pan duro al aceite de oliva para darle más consistencia y hacer un salsa un poco más ligada. También se le podía añadir una rebanada de pan mojada en vinagre o picatostes fritos. Hay quien también añade un poco de agua al majado para rebajarlo. 
Aunque la carne principal es el conejo, pueden usarse todo tipo de carnes, cordero, cerdo... pero lo que realmente combina es el conejo de campo. 
Hay quien también añade especias como ramas de romero, tomillo o pimienta. 

ORIGEN

El nombre cabañil ya nos está explicando que se solía hacer en las cabañas. Seguramente era un plato muy utilizado por los pastores y labradores de los campos murcianos.

OTRAS RECETAS QUE TE PUEDEN INTERESAR

viernes, 4 de octubre de 2013

Pescadito frito andaluz

En Andalucía y sobre todo en sus ciudades de costa preparar el pescaíto frito es todo un arte. La fritura andaluza es popular en toda España y su olor es hipnotizante.

No pienso mojarme diciendo donde está más rico, además de que me faltarían argumentos seguramente me equivocaría.

Cadiz, Huelva, Malaga, Almería... en todas esas provincias vamos a poder comer unos pescaditos que están de vicio. Pero... ¿Dónde está el secreto? ¿Hay alguna técnica especial? Con riesgo de quedarme corto y de no dejar contentos a todos voy a tirarme a la piscina y daros un par de consejos a la hora de preparar el pescaito frito


pescaito frito fritura andaluza de pescado


fritura andaluza


El Pescado

El pescado puede ser de muy diferente. Cuando nos sirven una fritada de pescaíto por lo general son de diferentes tipos. Podemos encontrar el clásico boquerón, bacaladillas, salmonetes, sardinillas y pescaditos pequeños en general. Pero también podemos encontrar jureles, congrio, calamares, chopitos, sepia, chipirones, gambas... 
Cuando el pescado es pequeño no hace falta limpiarlo, se pueden cocinar tal cual. Pero cuando ya son del tamaño de un boquerón, lo ideal es quitarles las tripas y limpiarlos bien bajo el agua. Cuando vayas a comprarlos pregúntale al pescader@, él te va a consejar bien. Ahora viene una de las contradicciones y dilemas del pescadito frito. Dicen que cuanto más fresco es el pescado, más rico está... pero se recomienda siempre congelar por motivos sanitarios. ¿Qué hacer? Yo lo congelo. Pero esa es una decisión que cada uno debe tomar por su propio riesgo. Al ser pescado frito, puede entenderse que no existe riesgo de infección pero igualmente, yo lo congelo.

El Aceite

El aceite que se usa para freír pescadito es de oliva y si es virgen va a ser mucho mejor. Debe ser una aceite nuevo o que se haya usado para freír más pescadito a lo sumo. La temperatura debe ser de unos 180ºC y da lo mismo si se usa freidora o sartén. Lo ideal es que la cantidad sea suficiente para que el pescado pueda estar sumergido en su mayor parte. 

El Rebozado

El rebozado quizás sea  el punto que más diferencia este plato de las distintas regiones. Es un rebozado de harina únicamente, al menos en el caso del pescado. Cuando hacemos calamares o chopitos se suele usar huevo. Pero vamos a centrarnos en freír nuestros pescaditos. 
La harina que se suele usar no es la de repostería. Esa es demasiado fina, se usa una de grano un poco más grueso. En el supermercado encontrarás harinas especiales para fritura e incluso algunas son para freír pescado exclusivamente. Además en algunos lugares también la mezclan con una pequeña parte de harina de fécula de patata, sémola, maicena e incluso pan rallado. El pan rallado es lo que suelen usar precisamente en muchos restaurantes para darle ese toque tan crujiente. 
Últimamente es habitual el uso de la técnica de la tempura. Se trata de mezclar la harina con agua muy fría para conseguir una fritura a baja temperatura. No es muy tradicional ni típica en nuestros bares y restaurantes... pero va ganando terreno poco a poco. 

PREPARACION

1. Ya tenemos nuestro pescadito encima de la tabla. Lo primero es limpiarlo bien, si fuera necesario lo siguiente sería secarlo. Es muy importante que el pescado este seco, para eso podemos usar papel absorbente. Si ya lo tenemos seco ahora lo vamos a enharinar. Para ello y para ahorrar tiempo te aconsejo que pongas harina en un bol o en una bolsa (así lo he visto hacer en casa alguna vez), ponemos el pescadito dentro y vamos moviendo para que todo quede bien rebozado. 
2. Tenemos nuestro aceite caliente a 180 ºC o al 7-8 de la placa. Si vas a freír distintos tipos de pescado hazlo por separado. Primero el pescado blanco (bacalaillas, salmonetes, pescado de bahía...), después será el turno del pescado azul (boquerones, sardinillas, chanquetes...) y por último todo lo que sea chopitos, sepia, calamares, gambas... La razón es para no saturar de sabor el aceite. 
Ponemos el pescadito en cantidades pequeñas, no todo de golpe. Que estén sueltos y puedan flotar. Tenemos que tener preparado un plato o bandeja con papel. En cuanto veamos que el pescado está doradito lo sacamos y al papel. Y seguimos con el resto de la fritura. 
3. Una vez en la bandeja se les pone un puntito de sal y se sirven en la misma bandeja acompañados con limones. Se sirven inmediatamente, calientes y quemando.
Parece fácil... pero tiene su arte. Arte que espero poder perfeccionar a lo largo de los años pero del que aún no puedo presumir. 

Evidentemente es complicado conseguir el climax que supone estar sentado en una terraza tomando unas cañas, rodeado de amigos y ver como llega esa bandeja de pescaíto frito surtido. Ese olor a frito, a limón y a "buen rollito"... es casi como llegar al nirvana. 

¿QUÉ BEBEMOS?

Esta pregunta ofende. Ya sabéis lo que beber. 

ORIGEN

Al parecer esta costumbre de comer el pescado rebozado es de origen sefardita. Los españoles de origen judío que habitaban el sur de España. Otras fuentes hablan de un posible origen musulmán. Las primeras referencias escritas datan del siglo XVIII de viajeros extranjeros que relataban sus experiencias gastronómicas por la costa andaluza. 

OTRAS RECETAS QUE TE PUEDEN INTERESAR DE MI BLOG

AVISO IMPORTANTE

AVISO IMPORTANTE